lunes, 12 de mayo de 2008

Bonsái.

¿Cuándo vas a venir,
Edward,
a podarme las ramitas des-parejas?

me dejaste plantada
como palo borracho,
yo que te esperaba para enderezar
la columna
de este adorno torcido

la ingenua que se imaginaba
recortada por tus tiernas tijeras
como si fuera el baobab gigante
del principito

(no como guirnalda
que se tuerce con un
suspiro y se rompe)

como una masa
de dibujo verde
con exactas (tri)dimensiones
posando en el jardín.

No hay comentarios: