viernes, 16 de mayo de 2008

ciruja

la nostalgia se me inserta
como sonda
derecho a los vasos sanguíneos

trato de tapar las arterias,
las venas, los capilares,
en vano
(no existe chocolate
que sea igual de empalagoso).

la mirada está empañada
y no basta con pasar la mano
por la córnea

quiero desenchufar
ese fluido que me deja
como colador
chorreando recuerdos

pero los garfios
se quedan cortos
en el intento de desgarrar
el (pesado) plastiquito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

amiga, me chocó esto...me gustaria saber que pasaba por tu cabeza cuando lo escribiste...yo imagine tantas cosas...

maría aranguren dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.