lunes, 5 de mayo de 2008

Cómic (las aniquilaciones).

“ –Ya no hay superhéroes”, dijiste
como queriendo condenar a toda la raza humana
por un pecado premeditado,
mientras masticabas tu chicle sabor a tutifrutti,
inflabas un globo y lo reventabas,
todo al mismo tiempo, por el mismo precio.

Yo pensaba en el pobre Clark Kent,
el tímido adolescente de Peter Parker
y en el nunca bien considerado como Superhéroe:
Bruce Wayne, carente de superpoderes, salvo
levantarán algunos la voz en su defensa,
por su gran inteligencia y destreza física.

Pero vos pegoteabas tu chicle ya gastado
al banco de la plaza y dabas por terminada toda discusión,
elevando tu categoría de simple chica de barrio,
a Jueza de asuntos sobrehumanos.

Unos cuantos años atrás se dijo que
ya no había más dios, ahora
la chiquilina determinaba que no
había más Superhéroes.

En breve, alguien dirá que,
después de todo, tampoco
hay -más- hombres y, quizá,
no estaría tan equivocado.

No hay comentarios: