martes, 10 de junio de 2008

prodigio

seré tu conejito de indias
para un gran experimento
capaz de levantar
al mismísimo Nostradamus
de la tumba

afortunadamente
todos mis vaticinios
se han cumplido
y la sopa de perdices
ha rebalsado la caldera

Houdini no será más
que una pálida sombra
merodeando entre los candados
que me aprietan la muñequita
con pezuñas de cabras
ahuyentadas

mi querido jorobadito
de Notre-Dame, seré
tu única señora de las marías
alquilaré todas las lloronas
para hundir,
en sus odas de sales,
tu memoria

la asfixia sofocará
de una vez para siempre
todo ser, el tuyo también:
la sinapsis se evaporará
como molécula de agua
en el mar

(ninguna muerte es individual)

juro como nunca juré,
como buena hipocrática,
no quedará más
que el comodín
de tu risa ausente
entre tanta magia.

No hay comentarios: