martes, 14 de diciembre de 2010

El laberinto del fauno

La mandrágora que chilla
debajo del colchón
no sabe nada de mis conjuros ineficaces.

No hay comentarios: