miércoles, 22 de diciembre de 2010

Memorias del elefante azul en el disco de petri

1.

Un elefante azul se balancea sobre la telaraña. La luna está blanca y está arriba. Cuando me baño, desde la ventana, veo la luna y también, su reflejo en los ojos del elefante. A veces, siento frío.

2.

El elefante mira la luna, complacido en su intimidad, como si la conociera, como si le hablara de vez en cuando. Señala con su trompa los asteroides caídos y guarda en la memoria el espacio a evitar. Nadie quiere accidentes y el elefante ama a sus crías aunque no las tenga.
3.

La araña se enreda, se pegotea. Está hecha para eso, su tejido de seda morado. Quiere un elefante y también quiere una presa. Quiere hipnotizar su presa pero no quiere perder la trama.

4.

La hipnosis es sueño acromático donde me encargo de pulir mis bordes. Esculpo figuras mitológicas para no sentirme sola. Una colección de centauros, unicornios, grifos e hipocampos hamacándose en las esquinas de mi silencio.

5.

Ahí, justo donde empiezan las puntillas del silencio, las estatuas se congelan. Ahí, no hay monedas que alienten el movimiento. Ahí, sólo hay poses (aunque dependiendo del ánimo y del ojo, puedan verse muy tiernas).

6.

No tallo ningún caballito de Troya. No soy buena para ganar guerras. Y últimamente, ni siquiera soy buena para hacerlas. No hay combate en mi pampa gris oscura, hay temblor debajo de la tierra. Hay temor en la tierra.

7.

Te haré ver el miedo en un puñado de polvo. T. S. Eliot. "-Lo veo, mi capitán, lo veo", le digo.

8.

Algunas tardes, hay tormentas de polvo y sequía. Grietas y gritos donde se cuelan frases rotas de poesía como santarritas silvestres. Voces que resuenan en los pliegues y telas, como ecos extraviados por algún viajero abstraído.

9.

Me tiro un rato en la telaraña, a la sombra de la siesta. A mis costados, el río y sus nombres me vaivenean: dice Paraná, dice Uruguay, dice de la Plata. Puedo cerrar los ojos en el agua dulce, el agua amarronada, el aguaverde, el aguaviva. No hay sal, ni mar muerto en esta isla, hay algo así como un rumor que me viene en la corriente.

10.

Me gusta irme cuando escribo como si acaso no estuviera. No atenerme a ninguna base fija. A ninguna lógica en principio, por principios. Aunque después vuelva para encontrarle la forma a lo que digo. Tallarlo como animal fantástico, como si de amansar a una bestia se tratara.

11.

En el pueblo había domas, de potros negros, de animales sin bozal y sin espuelas. Nunca me gustaron las domas aunque a veces me gustara andar a caballo.

12.

Al llegar la madrugada, el elefante azul toca una musiquita destilada con sus colmillos de marfil blanco, para velar el sueño de las estatuas y su reposo. Tilin tilín tilín para que no despierten.

13.

No hay orfeos ni liras por estos lugares. Sólo existen sus reminiscencias: sonidos huérfanos que se ahogan en la tibieza del río, como corderos degollados naufragando en una red de camalotes.

14.

Mis sueños no son paz. Desconozco la paz, como ciudad próxima a este territorio. En cambio, algo más cerca, puedo hablar de la serena tranquilidad y de la península calma, estados que tanto deseo como temo. Y es bastante sencilla la paradoja ha decir verdad.

15.

Como Rilke, temo que al expulsar mis demonios me abandonen también mis ángeles. Apuro una sonrisa para aplacar los disturbios en mi barrio cosmopolita y sostengo en mis manos, un matrimonio exquisito entre el cielo y el infierno.



M. C. Escher - Cielo e Infierno.

16.
Le temo a la paz porque la desconozco, porque la confundo [con otros estados, con otras emociones, como el tedio o el aburrimiento]. Le temo también por los tintes de mi temperamento. Cierta errata algo notoria. Un fuego calmo. Un fuego que no arda en la orilla.

17.

Las llagas me abren al puerto, que a veces es el mundo. Veo y huelo a través de mis llagas. Percibo a través de mis llagas.

18.

Cuando me canso, aíslo. Cultivo mis células en un disco de petri pulcro, limpio, transparente. Mis virus separados de todo color, conservan cada cual su forma. La selección es ciega y es natural. Vive lo que queda. En la memoria de mi elefante.

19.

El elefante azul es el soberano de mis tierras oníricas. Desde su selva circular, vigila el gramófono y los discos para que ninguno se ralle.

20.

A la noche antes de apagar la luz, le beso el cráneo frío como perla cultivada. Le hablo y le pido que me proteja, azul, en mis sueños.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Notas sobre la siesta del domingo. Sobremesa.

1.

Yo digo que la ciencia está bien. Está en forma, quiero decir, su forma. Pero la ciencia por sí sola no es nada. No alcanza. Menos la industria. No es bueno detenerse a ver en qué van nuestros esfuerzos. ¿Para qué la ciencia? ¿Para qué la industria? Un desarrollo dispar, eso es un poco más de lo que en realidad tenemos.

2.

Leo una novela policial, donde el nombre de Wittgenstein resuena a cada paso. Me gusta leer porque me escapo del mundo y entró en él de una manera diferente. Cuando leo se hace explícito lo prescindible de mi existencia y la de cualquiera. Y leer tiene muchas cualidades positivas, como olvidarse de lo prescindible que es casi todo.

3.

Repaso los Aforismos y está claro que Witty nació en otra época. Demasiado complejo e intrincado. O será que cualquier filósofo siempre me parece anacrónico: demasiado complejo e intrincado o demasiado humano. Estar fuera del tiempo o de las leyes de su tiempo. Una investigadora dice que la mejor manera de hacer ciencia es tener diseños sencillos y claros. Simples. Claro que Witty no quería hacer ciencia, apenas quería hacer filosofía. Supongo que lo único que quería era entender el funcionamiento de algo.

4.

Miro un corto porno, mientras abro la página de Science, informando los nuevos avances que poco tienen que ver con la raíz del hombre. También cocino entretanto. Mi existencia da para todo. Menos para lo que tendría que dar: preguntas y un par de respuestas. Las preguntas que tengo son las que heredo ["mi herencia son todas tus preguntas" Giannuzzi]. También heredo sus vestiduras: el lenguaje en el que se dicen.

5.

"Los límites del lenguaje son límites de mi mundo" dice Wittgenstein. Alguien me hace un guiño desde la ventana y siento claustrofobia. Intento abrir la ventana mística. Pero hay un candado para el que no tengo llave y no hay nadie que venga a prestarme alguna sustitutiva.

6.

Estamos. Por momentos, tengo pereza, pereza de hacer cualquier cosa. Me pregunto cómo hacen los demás para vivir, Pizarnik también se lo preguntaba. Esto sería algo importante a averiguar, agregaba después. Pero no lo averiguamos o lo averiguamos mal.

7.

Y todo esto está bien [es coherente con el espíritu del día], considerando que es domingo y el diario anuncia que por la noche, va a haber un espectáculo de fuegos de artificio en la ciudad de buenos aires.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¨

Quiero hablarme
en mis lenguas inventadas
para no olvidarme,
que alguna vez supe fabricar
toda mi voz y todo mi cielo.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¨

Arden las manos,
arriba del papel.
Tus dibujos se acogotan
mientras pensás
en la raíz cuadrada
de tanto dolor.

martes, 14 de diciembre de 2010

domingo, 12 de diciembre de 2010

Epifanía o mis sueños de despierta


Amanece mojado el pecho,
un ojo tuerto cae
rodando hasta los pies

La visión opacada en el caminar
ambulatorio -de acá a allá
de allá a acá-: un viacrucis conocido
que no conduce a ningún lado

en el medio
las rodillas también caen
flexionadas en un desierto
donde las marías se fusilan entre sí
frente a un paredón desnudo.

El viento sopla y entierra los mantos,
manchados en sangre
los rostros manchados en tierra

nadie resucita, nadie intercede, nadie salva a nadie
mi amor
y el paraíso no es más que la fuga
diáspora

de recuerdos hacia el exilio
donde todo pan y todo pez
se desintegran.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Coordenadas cartesianas

No
no me levanté descalza hoy
para ver el sol
solo en lo alto

Las alturas son solitarias
quería decirle, tirarle un guiño,
y sacarme los tacos de agujas
prendidos en el talón

Las hebillas enganchadas
acá y allá en el pelo
y el tobillo, sosteniendo un par de ideas
pegadas como tatuajes en la piel de iguana

De reptil trepador,
mis piernas subiendo caderas estériles
exuberantes de pura precariedad olvidada
en un conveniente desliz mojado

No
no me levanté descalza,
ni fresca. No me levanté hoy
de ningún lado

Vi el sol, sí que lo vi
en lo alto y un poco lejos
de mi resto humano inerte
tirado en algún lugar z

entre la abscisa y la ordenada
definiendo un punto de origen
que no me pertenece
pero que tampoco me es ajeno

Cerré los ojos y,
por todo sentimiento de contrariedad inútil,
marqué yo, un punto
negro, chino, en mi hora preferida.