martes, 24 de junio de 2008

La herencia de Karl

Bajaste del colectivo
te esperaba puntual
luego de una vida
de no vernos

pregunté: “-¿tu vida?”
“-Tonta” me dijiste
casi no replico
atónita insistí

(siempre insisto
en el error, demasiado
Popper
)

“-la vida es tonta”
bajaste la mirada
y, en ese momento,
te convertiste,
como por acto de magia
de dudoso origen,
en todos los n(o-h)ombres
de mi vida

(tonta)

supe que el colectivo
no había llegado,
que ningún freno había
alterado la luz del semáforo
de la esquina

no era un alivio saber
que esa noche el mundo
(también) estaba solo.

lunes, 23 de junio de 2008

Párpados cerrados.

me hago ovillo
abajo de la ducha.

quiero que llueva
caliente: lavarme entera
hasta quedar hecha
una minúscula pasa de uva.

que llueva caliente:
el vapor sobre el asfalto
hundiendo una a una
cada vértebra,
el barro tibio entre los pies,
y unos finos hilos de agua
enhebrándome la piel.

no hay más nudos
ni piedras ni ortigas.

solo una especie de musgo,
de escamas, de sabor a tierra
húmeda, despierta alrededor
mi sentido enquistado.

miércoles, 18 de junio de 2008

El dedo en la llaga

cargo una pena mamífera
Neuronaive.


S.o.s hembra, después de todo
o antes que nada.
Ellos te señalan como tal
nada más eso.

Cruzas las piernas,
por las dudas,
y el espejo se abre
mi querida andrógina
en dos (que pueden ser uno,
él mismo, o no).

Aristófanes está lejos
para relatar cualquier lindo mito
acerca de las cualidades humanas,
su identidad amorosa
o refractaria fabulación platónica.

Nadie viene, nadie va
vos cargas, aunque lo olvides,
el útero en su lugar,
no te necesita,
eso es natural.

Constatás (dulce voluptuosidad)
el hecho: palpas ese cáncer tan tuyo,
ningún papanicolau,
está ahí.

Habrá historias hablando
de los orígenes consabidos
de tu histeria, la deformación genética
remontándose a una primer mujer
imposible

Tu anatomía es destino
según el general
Bonaparte, serás una
al menos, una.

Pedro y Pablo,
mis apóstoles pica-piedras,
no saben de pecados prehistóricos:
(la naturaleza no perdona)
la absolución ha de estar en la raíz

Extraer las muelas sin juicio,
matar todos los nervios,
y dejar colgando,
sólo una idea de naturaleza
porfiada.

Alguien se equivocó,
me digo,
estoy sangrando
de nuevo.

lunes, 16 de junio de 2008

Animal print

El feriado empuja
la fierecilla a la feria
de tajos y cortes
sobre el cuerito:
no hay curita para tanto
anhelo, sólo una chimenea
tirando el humo afuera.

Tu costado te traiciona
uno sólo, uno solo.

Vas a reír algún día
querido animal, le decís,
vas a reír, a pesar de ser
animal y no dibujo animado.

Das un paso más
hacia el país de no me acuerdo

(<<siempre llegarás a alguna parte
si caminás lo suficiente
>>

atrás o adelante, arriba o abajo
en algún lado, desapareció
la maravillosa lógica
inaugurada por el gato risón)

No queda más que ir
despacio, al asecho
de cualquier prenda-disfraz,
mi íntima mutante:
los hologramas te atraviesan
sin rastro de sangre en la piel.

Algo te vuelve
(el otro costado)
y la risa recuerda, entonces,
tu condición
la pose para la cámara,
que es el mundo,
no todo, sólo el resto humano
(te captura)
te inventa en su lenguaje.

martes, 10 de junio de 2008

prodigio

seré tu conejito de indias
para un gran experimento
capaz de levantar
al mismísimo Nostradamus
de la tumba

afortunadamente
todos mis vaticinios
se han cumplido
y la sopa de perdices
ha rebalsado la caldera

Houdini no será más
que una pálida sombra
merodeando entre los candados
que me aprietan la muñequita
con pezuñas de cabras
ahuyentadas

mi querido jorobadito
de Notre-Dame, seré
tu única señora de las marías
alquilaré todas las lloronas
para hundir,
en sus odas de sales,
tu memoria

la asfixia sofocará
de una vez para siempre
todo ser, el tuyo también:
la sinapsis se evaporará
como molécula de agua
en el mar

(ninguna muerte es individual)

juro como nunca juré,
como buena hipocrática,
no quedará más
que el comodín
de tu risa ausente
entre tanta magia.

sábado, 7 de junio de 2008

Canto Pido

Marco Polo

Marco Polo

Tierra Nadie

Marco Polo

Agua Todos

Marco Polo


Escribiría los centenares de naufragios:
todas las exploraciones frustradas
que te llevan a roma
sus museos de piedras;
la alfombra que te deja anclada
en la cima de eiffel
cerquita de las gárgolas sin fuego.

acartonado el deseo,
hago una autopsia
y no encuentro causa
para esta muerte súbita

(quizás no la haya,
vos dirías)

mientras tanto, pienso
(nada mejor)
con la mandíbula colgando:
(ese otro él diría)
mis histéricas me mienten

toda anatomía del recuerdo
encubierto queda
relegado a una simple nota
en botella verde sin corcho.

Nada más de viajes,
mi querido Gulliver,
estoy cansada de tus múltiples
veletas.

domingo, 1 de junio de 2008

La ópera bronquiolítica.

alguien perfora el vidrio
del húmedo pulmón
para que se pinche como globo
tuberculoso, expire su penúltimo
aliento empañando el espejo
que nadie va a venir
a escribir con yemas amarillas.