lunes, 15 de octubre de 2012

naive


La niña sube, 
escalón por escalón 
y en la cima 
del tobogán, contempla un mundo:
sus infinitas posibilidades
de ser 
ella 
un envión
deslizándose sobre la fibra
de vidrio recién a estrenar.

domingo, 7 de octubre de 2012

Al don Pirulero

Sostengo un corazón de piedra africana
sobre la palma de la mano.

(otros tantos corazones de piedra
dando tumbos en el corazón)

Improviso una payana
y hago equilibrio entre mis débiles espasmos motrices:
en eso consiste el juego
después de todo.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Trivial


La hornalla de mil margaritas enlatadas
se deshoja de repente, y los pétalos azules,
desaparecen como por arte de magia
en esta cocina domesticada.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Oniris

Soñé que pasaba algo
entre nosotros.

No me quedó claro si se trataba de un sueño
de realización de deseo
o de un sueño de angustia

miércoles, 4 de julio de 2012

Corazones de manzanas verdes

Eso sí que extraño.
Transitar la noche como sonámbula
abriendo puertas,
de pasillo en pasillo,
con una manzana verde
palpitante
entre los labios.

domingo, 24 de junio de 2012

Bailarina

La bailarina cansada de sus pasos
se confunde con su traje,
se enreda en el tutú de gasa blanca,
tropieza y cae

con las manos sobre el piso,
con las rodillas sobre el piso,
se asoma al error del abismo
o al abismo del error

recién abierta en el medio del parqué:
una grieta negra

mantiene los ojos bien cerrados,
los puños bien cerrados,
la boca hecha una tumba,
la cabeza gacha,
dejando ver un rodete altivo

mientras, el espejo se derrumba
en sus pedazos, hacia dentro

Volver a levantarse,
a pegar el espejo,
como todas la tardes,
soldando los tropiezos, las caídas,
a una imagen en movimiento
que en el reflejo se escapa.

Atrapar el error, remendarlo de ser posible,
como si se tratara de coser una pálida sombra
por demás irreverente,
a la planta de los pies.